Jorge Ortega. El dibujante combativo.

 

 

 

 Artista de origen canario, Jorge Ortega plantea un discurso que va desde los trazos más sencillos y elementales, hasta los cuadros de gran formato llenos de color y texturas. En casi todos ellos, la figura humana es la protagonista, y no de un modo casual: Jorge tiene un mensaje claro para cada dibujo, para el conjunto de su obra: eliminar barreras, en el lenguaje, en la pintura, en la vida cotidiana.

Hola, Jorge. En primer lugar, muchos de tus dibujos y cuadros contienen textos, que junto a los títulos tratan de mandar un mensaje a quien los ve.


*¿Qué te interesa transmitir?

Me interesa que quien lo ve, lo interprete. Cual es su contexto, cual su interpretación.
Los dibujos, en apariencia sin terminar, sugieren, necesitan de una solución. Esta se resuelve de una manera lateral, gracias a la intuición y al deseo, se enlazan los elementos y aparece un sentido.
Mis dibujos necesitan ser reconstruidos por quien está frente a ellos.
Soy intencionado. Que ese pequeño comentario que es una obra, transforme y ayude a entender lo complicado y lo ficticio que es el espacio social que vivimos. Y creo en la intuición y el no control para trabajar, pero quiero ser consciente de lo que me rodea, de cómo se construyen esas ideas que nos parecen naturales, cómo ser marica, cómo cuestionar o comunicar mis intenciones a quien ve un dibujo.
Las palabras rotas, los dibujos eróticos, elementos simbólicos, el virtuosismo, la torpeza, son elementos con los que trabajo.
 

*Cuéntanos cómo empezaste en esto de la pintura.

Empecé como necesidad, a los 17. Un mal momento, dolor, rabia, y ninguna palabra o código que me sirviera para poder comunicar lo que sentía. Descubrí que dibujando es posible contar cosas, y me volví mas retorcido.
Con el dibujo, con la pintura me es posible jugar, y encontrar la manera de comunicar.

* Te interesa atravesar géneros, identidades, barreras culturales. ¿Es el arte una buena manera de hacerlo?

Sí, eso es lo que creo.
Los dibujos, las palabras, comunican.
Vemos un dibujo, oímos una canción, leemos palabras y automáticamente las interiorizamos, apropiamos o damos sentido. Por ello creo que es posible comunicar con los juegos de palabras, con el dibujo.

* En tu obra, podemos ir desde el boceto más simple, hasta el cuadro más elaborado, con un color característico. ¿Cómo decides el formato, cuál es tu forma de trabajar?

No tengo nada claro al momento de comenzar, solo una intuición, una pequeña idea, como una disculpa.
La apariencia de mi obra la elijo de manera intuitiva. Después es filtrada por la intención y lo racional.
Torpe o virtuosa, juvenil o académica, no me lo planteo. Vuelvo una y otra vez a dibujar esa idea y repito lo que me gustó del dibujo anterior o lo varío por completo, y a veces todo cuadra.
No me importa tanto demostrar si sé o no dibujar; si soy o no moderno.
* Hay quienes hablan de “arte gay”, o “pintura gay”, o “literatura gay”. ¿Sabes qué es eso?

Sí, creo que sé lo que es lo que denominan -arte gay-, en él se incluyen posturas muy contrarias.
Soy marica, soy hetero, soy dominante, soy pasivo…
A mí me interesan los textos “queer”, me gustan cómo desvelan la ficción que nos rodea. El lenguaje (como en “Matrix”), construye lo real, es inevitable.
Lo que nos parece natural es coyuntural y es variable. Jugando con el lenguaje podemos alterar lo social, y esa es mi intención.
Soy marica por mi erotismo: hombre, gay, orgulloso, idealizado, lesbiano o fuera del canon. Como artista, mis maneras han de ser intuitivas, y mi adoctrinamiento, imperceptible.

 


* ¿Se te puede incluir en esos parámetros, o son precisamente esas barreras las que quieres romper?

Me parece bien. Incluso me parece bien que se me entienda mal. Como artista solo trabajo con lo que está en la obra, y he de controlar la dirección del sentido y significado que esta puede provocar. No me interesa y no puedo determinar cuales han de ser las reacciones finales.

* Vives en las Islas Canarias, tienes varias exposiciones allí… ¿algo planeado para la península? ¿no se te quedan pequeñas las islas?

Trabajo para mi pareja, es quien primero ve mis cuadros, mis dibujos. Y a quien primero pregunto, ¿y tú que ves?, ¿que crees que hay?
Expongo donde estoy o donde me invitan tras la Red.
Busco también un espectador medio. Siempre calculando hacia dónde se dirige lo que ocurre en la obra.
La Red es un buen lugar para lanzarla, millones de miradas y contextos diferentes, viendo lo mismo y descifrando en privado y en público, la Red difunde y da soporte a mis dibujos. Hace que los vean gente de contextos muy alejados a esta España nuestra, tan marica, gloriosa y liberada. Que los sientan como propios gente homófoba, o de contextos indeterminados. No sé como piensan en México, Afganistán, Egipto….Quiero exponer en Madrid, en Bilbao, donde sea, pero me es más complicado que hacerlo en Berlín, en Göttingen, o Londres.
* Tienes fotolog, myspace, página web… ¿Es una manera de mantenerte al día, contactar con gente, conocer a modelos para tus obras?

Jejejjejjee. Sí, quise tener un millón de modelos, y así más fuerte poder cantar…
Me sorprendió mucho la manera en que, en el Fotolog, los tíos presentaban a sus novios, cómo exhibían sus diferencias, sus carnes, ellas a sus novias, y me gustó. Pensé cómo esto podía afectar a quien lo viera en otros países más opresivos, así que también quise usarlo para lanzar yo mis dibujos, intenté comunicarme y retratarlos, muchos lo conseguí, otros no tuve tiempo. Les pedía me enviasen una foto propia, y yo a cambio les reenviaba un dibujo, todo gracias al “email”. Era importante para mí que la foto afirmase eso que veía en la Red, pero la gente envía más bien narcisismo cuando les dices que quieres dibujarlos, pocos se exponen como lo hacen en el Fotolog, pocos siguen jugando, es como si quisieran quedar bien, cuando lo importante para mí es cómo exhiben su cuerpo, sus diferencias, sus amores, su vida en el Fotolog o en el Myspace.

* Se pueden comprar a través de tu página web tus cuadros. ¿Una manera de eliminar intermediarios? ¿Te gusta la relación directa con el público?

Claro que sí. Siempre cuelgo a la mínima mi correo.

jorgeortegapintar@yahoo.es,
allekomfort@yahoo.es,
deepbenta@yahoo.es.

 

Post-scriptum:

 


* ¿Qué cambios notas en tu obra en los últimos meses?
Han aparecido ideas que se han afirmado más. Como la de la ausencia de autoría, la conciencia de que el contexto que vivimos es nuevo y frágil. Los derechos sociales alcanzados por el movimiento LGTB, y cómo todo esto se filtra en mi obra. Me interesa, sobre todo, que no me interese de una forma tan directa. Creo lo gay afecta a todo el discurso social, no solo a lo erótico. No soy muy consciente de lo marica que es mi obra hasta que no aparece la mirada del otro. Creo, simplemente, en la sorpresa de cómo doy por hecho lugares que, para otros, fuerzan a tener aún en lo relativo y en lo marginal. Lo gay es una mirada que atraviesa todo, básicamente afirmando lo que sucede como un lugar flexible. Lo marica abraza otras lecturas, básicamente porque uno de sus lugares es desmantelar lo que se ofrece como un discurso neutro y general, y desvelar que realmente esconde una visión interesada del mundo y nada flexible.

Postscriptum 2:

Releyendo mi postura de hace unos años y planteándome cómo me ha afectado el pensamiento “queer” en mi trabajo como pintor o dibujante, creo que, en la última obra, hay una clara mirada hacia lo social como espacio social muy flexible; donde yo no distingo el peso que puede tener pervertir un determinado modelo social, construir una mujer masculina o una sonrisa profidén. En la pintura de estos últimos años hay una apuesta, no tanto por lo erótico del cuerpo sino por su capacidad para operar como arquetipo social, del éxito, de lo masculino, de la familia.
Son cuadros que, en alguna forma, se afirman como pintura , como objetos al óleo preciosos, alejándose de las imágenes contemporáneas de consumo, más fotográficas y de tintas planas. Una idea atemporal que sitúa el cuadro en una contemplación más cercana a otras épocas, pero que, en sus modelos y propuesta, se acerca al presente.
“Queer” en cuanto se afirma la capacidad y presencia de estos arquetipos de masculino, viril, maternal, femenino, etc., y se juega con ellos, de una forma gratuita, quizás, para, en apariencia anodina, crear estas pinturas al óleo. Ya no me sitúo de una manera militante ante la obra, y el deseo gay es más bien una mirada flexible y perversa que ofrece -en óleo o en carbón- imágenes que, en su origen, provienen de arquetipos encontrados en los medios de masas y que, finalmente, se ofrecen anacrónicos -en un dibujo o cuadro-. 

Marica, sí, en cuanto una mirada no normalizada, en cuanto a la defensiva de esos juegos del lenguaje que estructuran a lo social, en cuanto afín a estructuras de pensamiento flexible donde no podamos normalizar que es lo que vemos. Marica ya no en la afirmación del deseo como forma de identidad, del cuerpo y el modelo, o del alejamiento de este y su acercamiento a lo corporal.

(*preguntas realizadas con posterioridad al resto de la interviú)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s